Ayuda a las personas con movilidad reducida que van en silla de ruedas y/o con aparatos ortopédicos. El perro de servicio es una ayuda técnica que favorece el desarrollo de las actividades de la vida diaria. Debe contar con al menos tres habilidades específicas que sean de utilidad para el usuario, entre las que podemos encontrar:
• Recoger objetos del suelo
• Abrir o cerrar puertas y cajones
• Encender o apagar luces
• Colaboración en desvestirse
• Transferencias